SANTO DOMINGO. Chayanne no se puede quejar del público que lo acompañó la noche del pasado sábado en el Palacio de los Deportes para despedir su exitosa gira “En Todo Estaré”, que llevó por distintos escenarios internacionales. El público lo ovacionó desde minutos después de las nueve de la noche hasta la media noche.
El boricua no se puede quejar porque la multitud que rebosó más allá de su capacidad la denominada área VIP, ubicada en la cancha del recinto, no reparó en el pésimo sonido que a penas dejaba entender lo que cantaba y cuando se dirigía al público.
A las señoras, cuyas edades pasaban de las cinco décadas, y a las jóvenes, poco le importó que estuvieran literalmente como sardinas, a pesar de pagar una boleta cara. Ver a su ídolo era lo único que querían y así se lo dejaron saber al artista, que después de una prolongada espera subió a escena en medio de la parafernalia electrónica que le suele acompañar.
Chayanne ofreció un espectáculo que merecía mejor lugar. Consciente del escenario en que estaba, se detuvo poco y evidenció que el paso de los años no han mermado su desempeño en la escena.
Un recinto que se llenó hasta en áreas donde no se aprecia el espectáculo se dejó seducir por el boricua.
Su repertorio fue un viaje musical, que incluyó, entre otros a “Torero”, “Provócame”, “Completamente enamorados” y “Atado a tu amor”.
Su banda lució sin traumas aparentes, salvo uno que otros baches de sonido.
Chayanne siempre se saca buenas notas en el montaje coreográfico, que esta vez estuvo a punto y le dio otros colores, recibiendo la aprobación del público que volvió a sus asientos.
Contraparte
El joven pianista e intérprete dominicano David Estephan abrió la noche con la interpretación de varias piezas que el público saludó. A piano y voz pudo tener mejor suerte, no por su calidad como cantante y ejecutante, sino por la falta de acústica del recinto.
Oportunidades para mejorar
En República Dominicana no hay dolientes para quienes compran una boleta para ver a un artista. En países organizados los bomberos velan para que no se rebose la capacidad de un lugar, precisamente para proteger la integridad del público. No se entiende cómo se pone en riesgo la vida de personas, al manipular un drone para que tome imágenes a vuelo rasante sobre la cabeza del público.

Fuente: http://www.diariolibre.com/revista/musica/chayanne-realiza-un-excelente-viaje-musical-que-merecia-otro-escenario-GX4077998
 
Top