LONDRES. El mundo debe incrementar de manera drástica y urgente sus objetivos para reducir aproximadamente otra cuarta parte las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero previstas para 2030 y tener alguna posibilidad de minimizar el peligroso cambio climático, señaló hoy ONU Ambiente al dar a conocer su informe anual sobre la disparidad en las emisiones.
Publicado el día antes de la entrada en vigor del Acuerdo de París, el informe revela que se prevé que las emisiones alcancen en 2030 entre 54 y 56 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente, muy por encima del nivel de 42 necesario para poder limitar el calentamiento global a 2 °C en este siglo.
Una gigatonelada equivale aproximadamente a las emisiones generadas por todo el transporte de la Unión Europea (incluido el aéreo) durante un año.
Los científicos coinciden en que limitar el calentamiento global a menos de 2 °C en este siglo (en comparación con los niveles preindustriales) reducirá la probabilidad de que se registren tormentas más intensas, sequías más prolongadas, el aumento del nivel del mar y otros efectos climáticos. Incluso si se alcanzara el objetivo inferior de 1.5 °C, dichos efectos disminuirían, pero no llegarían a eliminarse.
Las emisiones previstas para 2030, aun en el caso de que se implementen plenamente los compromisos de París, abocarán al mundo a un aumento de las temperaturas de entre 2.9 y 3.4 grados durante este siglo. Esperar unos años más antes de incrementar el nivel de ambición probablemente equivaldrá a perder la oportunidad de cumplir la meta de 1.5 °C, a acrecentar el dominio de la tecnología con elevadas emisiones de carbono y a aumentar el coste de una posterior transición mundial a emisiones más bajas.
“Estamos avanzando en la dirección correcta: el Acuerdo de París ralentizará el cambio climático, como lo hará la reciente Enmienda adoptada en Kigali para reducir los hidrofluorocarburos (HFC)”, declaró Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Ambiente. Ambos muestran un compromiso firme, pero siguen sin ser suficientes si pretendemos tener la posibilidad de evitar un grave cambio climático.
“Si no empezamos a tomar medidas adicionales hoy mismo, comenzando por la próxima reunión sobre el clima que se celebrará en Marrakech, habremos de lamentar una tragedia humana que es evitable. El creciente número de refugiados climáticos afectados por el hambre, la pobreza, la enfermedad y el conflicto constituirá un constante recordatorio de nuestro fracaso. La ciencia nos indica que debemos avanzar mucho más rápido”, dijo.
La necesidad de adoptar medidas urgentes se ha visto reforzada por el hecho de que 2015 fue el año más caluroso desde que empezaron a recopilarse datos climáticos. La tendencia continúa, y los seis primeros meses de 2016 han sido los más calurosos jamás registrados.
La Enmienda de Kigali al Protocolo de Montreal auspiciado por ONU Ambiente, aprobada el mes pasado, aspira a reducir el uso de los HFC. Los primeros estudios indican que la enmienda podría reducir la temperatura otros 0.5 grados si se implementara plenamente, aunque las emisiones no empezarían a reducirse a un ritmo significativo hasta 2025. Asimismo, aunque en conjunto los miembros del G20 se encuentran en vías de cumplir los compromisos climáticos asumidos en Cancún para 2020. 

Fuente: http://www.diariolibre.com/ciencia-y-tecnologia/ciencia/onu-llama-a-acelerar-la-reduccion-de-emision-de-gases-en-el-mundo-HE5341678
 
Top